Laudato Sí: el agua

ilustracion laudatoSiguiendo nuestro recorrido por Laudato Sí, la Carta Encíclica del Papa Francisco sobre el cuidado de la casa común, nos detenemos a reflexionar en un nuevo mensaje: en este caso vinculado a la calidad de agua disponible en el mundo.
Las síntesis reflexivas son realizadas por el hermano Herman Blaumann, quien nos ofrece pequeñas frases que nos ayudarán a conocer mejor la Encíclica.

Ver todas las reflexiones sobre Laudato Sí

La cuestión del agua (30)
Mientras se deteriora constantemente la calidad del agua disponible, en algunos lugares avanza la tendencia a privatizar este recurso es­caso, convertido en mercancía que se regula por las leyes del mercado. En realidad, el acceso al agua potable y segura es un derecho humano básico, fundamen­tal y universal, porque determina la sobrevivencia de las personas, y por lo tanto es condición para el ejercicio de los demás derechos humanos. Este mundo tiene una grave deuda social con los pobres que no tienen acceso al agua potable, porque eso es negarles el de­recho a la vida radicado en su dignidad inalienable. Esa deuda se salda en parte con más aportes econó­micos para proveer de agua limpia y saneamiento a los pueblos más pobres. Pero se advierte un derroche de agua no sólo en países desarrolla­dos, sino también en aquellos menos desarrolla­dos que poseen grandes reservas. Esto muestra que el problema del agua es en parte una cuestión educativa y cultural, porque no hay conciencia de la gravedad de estas conductas en un contexto de gran inequidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *